fotografía  |  la cierva  |  cuadernos IGtwitter seguir el blog

.
.

21/1/16

 –Pero no le pediremos tanto, ¿verdad que no?
 Los mellizos se ocupaban de la galería. Las sábanas eran aireadas en el jardín. Los colchones se sacudían con esmero. Las polillas nocturnas caían muertas a sus pies, se deshacían en un polvillo blanco y venenoso. También nosotros nos desharemos, algún día, decía Klara. Béla contemplaba entonces a su hermana; se la habían arrebatado, le habían quitado las mañanas con ella, las noches. ¿Le gustaba su nueva situación? Aquel lecho único, carnal, recogía todos los vapores de sus cuerpos. Bajo sus camisones, las niñas ocultaban sus senos, sus vientres, sus caderas pálidas y lisas. El sudor les perlaba la frente y las axilas. Una noche, Béla las contempló mientras dormían. Sólo Klara poseía la elegancia innata de la ninfa. Ada era voluptuosa. Leonora, transfigurada, se sacudía dominada por sus sueños. Ambas habían sido alcanzadas por la enfermedad: eran demasiado mayores. Sólo los mellizos y el pequeño Misha se sostenían en equilibrio sobre la inocencia de la carne. Aprecio tus esfuerzos, hermana querida, pero es demasiado tarde. El deseo ha sido inoculado. 


(descarte de Los niños celestes)

4 comentarios:

  1. Adoro tu manera de escribir, tus textos son increíbles.

    Me quedo para seguir leyendo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ver que has publicado, creo que ahorraré un poco.
    Pero no se si hecho de menos las bicis rojas que sonreían en laponia y las mujeres con abrigos de hombre c:

    ResponderEliminar